De vuelta a las raíces

Por Roberto E Díaz Vázquez

7 de noviembre de 1917, la nieve caía despacio sobre Rusia, presentes las masas enardecidas y enajenadas por un discurso elocuente y bien hilvanado, fue el fin de una revuelta popular de características desconocidas y avasallantes, caía uno de los imperios más impresionantes en la historia de la humanidad y se iniciaba el único periodo histórico en el que una fuerza de oposición al recientemente estrenado capitalismo traería una división mundial de carácter  bipolar.

Transcurrieron desde aquella fecha hasta 1990 setenta y tres años de idas y venidas entre las potencias que geopolíticamente se dividieron el planeta de forma estratégica, a saber los Estados Unidos de Norteamérica y la hoy extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Desde 1990 hasta el año en curso, Rusia, pues así volvió a llamarse los territorios del antiguo imperio transitaron por un camino de reformas económicas y ¨ políticas¨, que han traído a nuestro criterio un modelo nuevo de socialismo comunista. / miren la imagen a continuación/

Acto

Se traduce aquí no solo el sentir del gobierno de Rusia, sino también la intención tras el acto. La bandera que ondea  habla por sí sola.

El presidente Vladimir Putin, como primer ciudadano, se nota feliz en compañía de lo que al parecer al ex KGB le recuerda la gloria de los setenta y tres años de la unión.

Vladimir Putin

¡Qué paradoja!, y a la vez no sorprende:

Veterano

Este veterano ¨tan honorable¨ puede ser el abuelo de la nueva generación de soviéticos unidos.

Glorias y memorias

Con las glorias no se olvidan las memorias, al parecer, los ex rusos a partir de este 7 de noviembre, puede que nuevamente soviéticos le extiendan ¨ la mano generosa¨ y ¨ desinteresada¨ a ¨ los pueblos necesitados del mundo¨.

FinCuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia por solo citar algunos se habrán emocionados hasta las lagrimas al soñar con la pasada y completa grandeza de su gran amigo, que a todas luces como el ave fénix de los antiguos egipcios ha resurgido de las cenizas.

El caimán caribeño confía y espera una segunda vuelta en la¨ gloria roja del siglo XXI¨ , que le permita como en el pasado retomar la política esquizoide contra el desarrollo sostenible, que como es obvio no se puede aceptar pues viene del ¨norte¨.

Felicidades para Putin que ha sabido mover bien sus fichas

Señor presidente Obama, que tremendo trabajo tiene por delante en este su segundo mandato, que con lo visto este día 7 de noviembre se ha complicado bastante.

 

Share

Venezuela, una visión cubana diferente y sin vendas en los ojos

Por Lic. Roberto E. Díaz Vázquez

Ganó por tercera ocasión consecutiva la izquierda en Venezuela, pese a que los más
de 6 millones de venezolanos que apostaron por el cambio y le dieron su voto a
Henrique Capriles, se preguntan hasta hoy, ¿por qué ganó Hugo Chávez? El gobierno
del presidente actual ha llevado a su país a sufrir la peor inflación del continente y
ostentar la quinta peor tasa de asesinatos en el mundo.

Se habla de fraude electoral, de irregularidades, de intencionalidad de manipulación por parte de la Junta Electoral Nacional. Por favor!!!!!!! Según nuestra óptica son justificaciones, ganó la izquierda porque muy someramente hablando, y en el buen término político, quien no atiende el estrato social que sustenta el poder, lo pierde, y todos sabemos cuál es ese estrato en América Latina.

No nos debe sorprender, pero si nos debe preocupar lo sucedido en Venezuela, es sinónimo de preocupación para los gobernantes aperturistas del resto del continente. Ecuador, Argentina, Bolivia, por citar sólo tres, van marcando el paso de una política definida hacia el izquierdismo; los planes sociales que protegen y benefician a la masa trabajadora, la generación de empleos, las sugerentes gratuidades en salud y educación, el discurso de igualitarismo, tienen como objetivo fundamental la perpetuidad hegemónica que tanto critican del capitalismo.

Debe existir, a nuestro criterio, un replantearse de las prioridades que han de seguir los métodos políticos latinoamericanos, el por qué es muy evidente, de no existir un verdadero pensamiento en pro de la permanencia y/o consecución del pluralismo político regional, muy pronto pudiésemos estar en los umbrales de un continente izquierdista, hegemónico y totalitario, que como consecuencia responda a los intereses de La Habana, ¿cómo si no podrá seguir manteniéndose a flote el gobierno de Cuba? Estamos mirando con un profundo sentido de la percepción cuán inteligente ha sido la política exterior cubana, que ha logrado a la caída del bloque socialista en Europa del Este, en un periodo de 20 años, crear un bloque rojo mucho más cerca de sus fronteras nacionales.

El ALBA, el proyecto de integración latinoamericana, en nuestro criterio no es más que un puente o vía de exportación política, que consiga un mismo pensamiento en una región riquísima del planeta. Hay que tener la mente fría y calcular adecuadamente el costo de nuestras futuras acciones y/o exposiciones pues de no ser así, pudiésemos vernos ante un bloque unido, no ya con el comunismo o socialismo al estilo europeo, sino con uno que es peor, el comunismo o socialismo al estilo cubano; el clásico ejemplo es Venezuela. La conclusión no hay que buscarla mucho, está ante nuestros mismos ojos.

Instituto para la Educación del Libre Pensamiento José Agustín Caballero
Director: Roberto E. Díaz Vázquez

Share